El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es un instrumento a favor del bienestar, desarrollo económico y la integración de  Norteamérica, por lo que es clave construir agendas de trabajo coordinadas para abordar asertivamente la coyuntura actual y proteger la economía mexicana, advirtieron la American Chamber (Amcham) y la Canadian Chamber (CanCham).

Durante el panel “Foro T-MEC: Una visión tripartita” los presidentes de ambas cámaras destacaron la relación histórica y la importancia  comercial entre las tres naciones. Tan solo de enero a agosto de 2020, el comercio bilateral  entre México y Canadá ascendió a 12 mil millones de dólares; por su parte Estados Unidos y México alcanzaron en el mismo periodo un nuevo máximo histórico de 337,500 millones, que los posicionó como principales socios comerciales. 

LEE: RESOLUCIÓN ADUANERA DEL T-MEC

“Hoy, Norteamérica se conforma por 490 millones de personas. Con un intercambio comercial intrarregional superior al billón de dólares, un comercio exterior de 6 billones de dólares y un  PIB conjunto de 26 billones de dólares durante 2019, somos la segunda economía y el segundo  exportador a nivel mundial”, subrayó un comunicado del encuentro. 

Derivado de lo anterior plantearon que el T-MEC llegó en un momento crítico y es resultado de un largo proceso de negociación y de consensos, ahora lo más importante es continuar para lograr su correcta implementación. 

“Es fundamental que sepamos aprovechar esta ventaja competitiva como región, para acelerar la recuperación económica y blindar las cadenas de suministro de Norteamérica”, afirmó Torres.  

A su vez, Francisco de Rosenzweig y Juan Pablo Cervantes, líderes de los  respectivos Comités de Comercio Exterior de AMCHAM y CanCham, y Valeria Moy, Directora General del Instituto Mexicano para la Competitividad, concluyeron que la correcta  implementación del Tratado dependerá de la capacidad de crear una agenda conjunta  enfocada en los temas prioritarios de energía, salud y regulación, entre otros, y el compromiso  de ambas Cámaras para trabajarlos de manera coordinada.

Los ejecutivos coincidieron en la importancia de un compromiso sostenido con el Estado de  Derecho, transparencia, combate a la corrupción y respeto a los contratos, para darle a  México la oportunidad de consolidarse como un socio confiable y competitivo.  

Ante los retos que enfrentamos este año, se hace evidente el valor de la unidad, del diálogo  y la cooperación para construir puentes que nos permitan detonar un mayor desarrollo social  y económico en un entorno particularmente desafiante, concluyeron los especialistas.

]]>