Seis de cada 10 personas adultas en México no tienen un registro de sus gastos mensuales y aquellos que sí lo tienen, lo realizan de manera mensual, lo que provoca que al final del mes muchos tendrán que recurrir, en el mejor de los casos, al guardadito, o bien pedir prestado a los amigos o familiares para salir de los compromisos no planeados, incluso recurrir al empeño, aseveró la Condusef. 

“No contar con un presupuesto mensual, hace más difícil la práctica del ahorro, pues al no formar este concepto parte de una meta o variable que debe ser alimentada con una porción de los ingresos de la familia, será muy difícil que el esfuerzo y voluntad de ahorrar permanezca en el mediano plazo”, explicó. 

LEE: CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DEL AHORRO

En ese sentido, advirtió que el 44% de los que sí ahorran lo hacen a través de mecanismos no formales, es decir, con esquemas diferentes a los ofrecidos por las instituciones financieras, entre los cuales los más comunes son guardar en casa dinero en efectivo (65%) o participar en tandas (32%), con los riesgos que ello implica.

Esto se debe, a que según una encuesta realizada en 2019 por la Asociación Mexicana de Afores (AMAFORE) confirma que los jóvenes siguen pensando como las generaciones anteriores, y no es que esté mal esto en sí mismo, pero los efectos colaterales que provoca son desalentadores, porque no tienen la preocupación por formar un ahorro desde ahora, que les permita alcanzar una vejez más tranquila y cómoda. No está en sus planes el ahorro.

Desde otra perspectiva, también se puede decir que, después de 20 años del Sistema de Ahorro para el Retiro, las personas adultas con cuenta individual no han hecho suyo este ahorro y por lo mismo no lo valoran en su real dimensión, lo ven distante, ajeno, o lo sienten como una obligación. Por ello, cuando se les pregunta cómo ahorran, contestan de distintas formas, pero pocos se refieren al ahorro para el retiro.

Por lo anterior y tras el día mundial del ahorro, que se celebró el 31 de octubre, Condusef recomendó hacer conciencia sobre nuestros hábitos en relación al buen manejo del dinero. ‘Es importante, y sobre todo en estos momentos de contingencia, que reflexionemos para mejorar nuestras finanzas personales o familiares, sobre ¿Por qué ahorrar?, ¿Cómo voy a hacerlo? y ¿Dónde ahorrar?’.

“Hoy podemos decidirnos a ahorrar con el propósito de estar mejor preparados para enfrentar una urgencia económica, esto es, que tengamos un ahorro previo del cual echar mano, sin que ello implique desestabilizar nuestro gasto y vida normal”, sostuvo la dependencia en un comunicado. 

Para empezar a ahorrar el organismo sugirió seguir los siguientes pasos: 

  • hacer un presupuesto mensual, así sabrás cuánto ganas, cuánto gastas y cuánto puedes ahorrar

  • aprender a distinguir entre necesidades y deseos, así evitarás compras innecesarias

  • establecer metas para tu ahorro: divídelas en corto, mediano y largo plazo

  • antes de dejar tu dinero en alguna institución, verificar que esté debidamente autorizada y regulada por las autoridades

  • comparar y elegir la institución financiera que te ofrezca la cuenta de depósito con mayor tasa de interés y te cobre menos comisiones

  • revisar que la institución que elijas tenga una sucursal cerca de tu casa o trabajo para evitarte complicaciones

  • Leer bien el contrato completo antes de firmar, así sabrás las condiciones a las que te atienes. Si tienes dudas, pregunta

  • designar beneficiarios de tus cuentas de depósito. Ellos recibirán el dinero si llegaras a faltar

]]>